200 MONGES

RESERVA BLANCO 2010

Nuestras parcelas de viñedo viejo guardan magníficos tesoros entre sus cepas de uva negra. Desperdigadas, descubrimos cepas
blancas de viura y otras variedades minoritarias que recogemos en su momento óptimo para elaborar este delicado vino que expresa la esencia del terroir.

Las distintas variedades blancas aportan un rango aromático tremendamente original y los más de cuarenta años de edad de estas cepas, añaden la estructura necesaria para obtener la mejor versión de un blanco reserva de larga guarda.
Otro BLANCO CON ALMA DE TINTO singular, en el que la frescura juega como elemento diferenciador.

“Color amarillo brillante, aroma oral, fruta blanca, lías finas. En boca es complejo, cítrico, especiado, graso, persistente, salino, con buena acidez”.

AÑADAS

2010