200 Monges Vendimia de Invierno Esencia

Poder destilar la esencia de unas uvas blancas que la naturaleza ha convertido en bayas nobles a partir de la aparición de la Botrytis cinérea en la piel de los granos, es un acontecimiento extraordinario que no se produce, ni mucho menos, todos los años. La observación, la paciencia y los conocimientos enológicos son factores fundamentales en el proceso.

Esencia se elabora a partir de bayas cien por cien botrytizadas, arrugadas y diminutas, en cuyo interior solo han quedado unas gotas de zumo con una altísima concentración de dulzor y acidez. Tras una larga y lenta fermentación en barrica obtenemos un vino muy dulce y ligeramente ácido – muy equilibrado – que permanece entre barrica y botella un mínimo de 5 años para seguir una trayectoria de evolución que puede durar varias décadas.

Cuando tomamos ESENCIA tenemos la certeza de estar probando el alma pura de un vino irrepetible.