CONFESOR 2004

Un viñedo, un vino único.
Las apenas dos hectáreas del Vallejuelo constituyen nuestro primer viñedo en propiedad y el más mimado. Para nosotros, esta tierra es extraordinaria.
Cada matiz de Confesor nos cuenta la historia rotunda de la edad de esta viña, de cómo la han modelado el sol, la lluvia y la mano sabia del hombre que la cultiva.

Confesor no sale al mercado todos los años, solo cuando la añada tiene algo mágico que contarnos. Entonces se vendimia, se elabora directamente en barricas, se cría en roble francés nuevo y duerme en botella mientras el tiempo lo acuna, lo esculpe, lo doma, lo hace sutil, …y nos lo devuelve excelente.

“Rojo cereza oscuro intenso con fruta igualmente intensa y muy madura, cerezas negras, ciruelas contadas, bayas silvestres guisadas y notas de café y chocolate en nariz. En boca es potente, amplio y carnoso, con taninos robustos pero amables, sabrosas notas tostadas, suave café tostado y un nal largo y complejo”.

AÑADAS

2004