ALTO DE VALDEMORCHE

VIÑEDO SINGULAR 2018

Cuando en 1920 entraba en vigor el Tratado de Versalles que ponía fin a la Primera Guerra Mundial y en La Rioja se gestaba la marca colectiva “Denominación de Origen Rioja”, Juan Mocé, hincaba en Badarán una viña en el pago de Valdemorche pensando únicamente en el porvenir de sus hijos.
Las retorcidas cepas de garnacha y viura cuentan una historia de uvas extraordinarias.
En el 2020 la viña de Valdemorche ha cumplido cien años y posee el certificado de VIÑEDO SINGULAR. El enfoque de Miguel Ángel Rodríguez se basa en la reinterpretación de esas uvas singulares para elaborar vinos que muestran la esencia, el origen y la tipicidad única e irrepetible de este viñedo.
Este vino se elabora en el corazón del lago donde reside el alma del vino. A diferencia del lágrima, es un vino más intenso, complejo, carnoso y profundo. Con una crianza en barrica más larga (15 meses) y un envejecimiento en botella más dilatado.

“Color rojo con irisaciones rubí. En nariz muestra aromas a caramelos toffee, mora y notas torrefactas. En boca es complejo, equilibrado, con un dulzor suave y elegante, seguido de una nota ácida y fresca de frutos rojos. Postgusto armónico y persistente”.